Cuatro países de América bajan de categoría por la vulneración de la libertad cívica

Por Rendir Cuentas

En las Américas, las agresiones a la sociedad civil y a las libertades fundamentales se ha mantenido en medio de la pandemia mundial. Un informe publicado el 8 de diciembre por el CIVICUS Monitor, y al que puedes acceder a través de este link, indica que las libertades cívicas, incluida la libertad de expresión, asociación y reunión, se están deteriorando incluso en países donde antes eran muy respetadas. 

La calificación de Costa Rica ha descendido de «abierto» a «estrecho», ya que el país ha promulgado leyes que restringen las protestas, y los grupos defensores indígenas han sufrido un aumento de los ataques. Otros tres países, Chile, Ecuador y Estados Unidos, han pasado de la categoría de «estrecho» a «obstruido». Estos cambios en las calificaciones reflejan la represión de los movimientos de protesta masivos, como la respuesta militarizada a las personas manifestantes de Black Lives Matter en Estados Unidos. La detención de manifestantes y el uso excesivo de la fuerza fueron algunas de las cinco vulneraciones principales de las libertades políticas y cívicas registradas en la región este año.

 Estos datos se han publicado hoy en el informe People Power Under Attack 2020 (Ataque al poder ciudadano), un informe anual de CIVICUS Monitor, un proyecto de colaboración internacional de investigación que califica y lleva un seguimiento del respeto de las libertades fundamentales en 196 países. Los datos también muestran que, de los 35 países de la región, 10 están clasificados como obstruidos, entre ellos Chile, Ecuador y Estados Unidos. Cinco países siguen reprimidos y uno, Cuba, cerrado. 

En realidad, esto significa que casi la mitad de los países de América están imponiendo límites serios a los derechos humanos fundamentales. Solo un país de la región está clasificado como abierto, mientras que otros nueve están clasificados como estrechos. Asimismo, el informe de hoy muestra que las libertades fundamentales se están viendo reducidas a nivel mundial: casi 9 de cada 10 personas viven ahora en países con una calificación de espacio cívico «cerrado», «reprimido» u «obstruido». Esta erosión de las libertades cívicas puede verse en América.

Débora Leão, investigadora del espacio cívico de América para CIVICUS, explica: «La libertad de expresión, asociación y reunión pacífica está amenazada en toda la región. En lugar de proteger estas libertades fundamentales, los gobiernos han tomado medidas para reprimir a las personas que salen a la calle para exigir cambios y obstaculizar la función fundamental del periodismo en la difusión de información durante una pandemia».

Además, América sigue siendo una región peligrosa para quienes se atreven a defender los derechos fundamentales, que representan más del 60 % de todas las muertes de defensores de derechos humanos que hemos documentado a nivel mundial. Según el CIVICUS Monitor, este año se ha asesinado a defensores de los derechos humanos en, al menos, 11 países de América Latina: Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua y Perú.

 La intimidación y el acoso a los defensores de los derechos humanos fueron las dos principales violaciones a las libertades políticas y cívicas en la región, documentadas en al menos 22 países y particularmente frecuentes en países centroamericanos como Honduras y Nicaragua. La tercera vulneración de derechos más habitual han sido los ataques a periodistas y medios de comunicación, perpetrada por fuerzas estatales y no estatales que trataban de silenciar y de obstruir el trabajo de la prensa.

A pesar de esta arremetida contra las libertades cívicas, ha habido algunas victorias importantes este año. Grupos de manifestantes se echaron a las calles y se hicieron oír, incluso cuando fueron víctimas de la represión, que obligó al liderazgo a enfrentarse a la crítica pública y convirtió las cuestiones básicas en protagonistas del debate político. Chile celebró el tan esperado referéndum sobre la creación de una nueva constitución, resultado directo de la movilización masiva. 

 Las manifestaciones del movimiento Black Lives Matter en EE. UU. obligaron a las autoridades estatales y locales a comprometerse con políticas de reforma policial y a aumentar la presión para que se hiciera justicia en los casos de asesinato de población negra y latina cometidos por agentes de las fuerzas de seguridad. Los mecanismos de derechos humanos de Perú crearon nuevos protocolos para proteger a sus defensores, y 11 países de la región se comprometieron a respetar los derechos humanos con la ratificación del Acuerdo Escazú, que ofrece nuevas vías para la protección de defensores del medio ambiente y que entrará en vigor a principios de 2021.

Más de veinte organizaciones colaboran en el CIVICUS Monitor con el objetivo de proporcionar una base de pruebas para tomar medidas destinadas a mejorar el espacio cívico en todos los continentes. El Monitor ha publicado más de 500 actualizaciones sobre espacios cívicos en el último año, que se analizan en el informe People Power Under Attack 2020. El espacio cívico de 196 países está clasificado como cerrado, represivo, obstruido, estrecho o abierto, según una metodología que combina varias fuentes de datos sobre la libertad de asociación, de reunión pacífica y de expresión.

Más información: media@civicus.org

Accede al reporte completo aquí 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.