El desarrollo de capacidades de la sociedad civil sigue sin ser una prioridad para los gobiernos de todo el mundo

Por Forus

Hasta la fecha, los gobiernos no han adoptado un enfoque estratégico, a largo plazo y con los recursos adecuados para priorizar el desarrollo de capacidades de la sociedad civil, según un nuevo informe de Forus, una red mundial de organizaciones de la sociedad civil que representa a más de 22.000 ONG de todo el mundo.  

Desde 2017, Forus ha analizado la forma en que los gobiernos hacen referencia e incluyen el desarrollo de capacidades de la sociedad civil, en sus Exámenes Nacionales Voluntarios (ENV) que presentan al Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas (FPAN). El propósito de los ENV es informar sobre la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de los Estados miembros de la ONU en sus países.  

De los diecisiete Objetivos existentes, el último (conocido como ODS 17 con el título “Asociaciones para los Objetivos”) es el único que se revisa en el FPAN cada año. Se podría pensar que esto subraya la importancia de las alianzas significativas y de los medios de implementación para alcanzar los Objetivos, lo que sobre el papel incluye el desarrollo de capacidades de todas las partes interesadas, incluidas las organizaciones de la sociedad civil. Sin embargo, todavía no hay señales de que la mayoría de los países se tomen en serio la cuestión del desarrollo de capacidades, especialmente en lo que respecta a la sociedad civil. Como se ha señalado en anteriores informes de Forus sobre este tema, todavía no hay pruebas de esfuerzos sistemáticos y a largo plazo por parte de los gobiernos para fortalecer las capacidades de la sociedad civil a fin de que pueda aplicar mejor la agenda de desarrollo sostenible. Los datos de los ENV de 2021 no indican ningún cambio en este sentido.  

Forus y sus miembros creen que existe una necesidad urgente de realizar una reforma global sistémica de la forma en que se financia y se proporciona el desarrollo de capacidades a las partes interesadas clave para el seguimiento y la implementación de los ODS, incluidas las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo.  

A medida que los países reciben niveles decrecientes de ayuda internacional, a pesar de los crecientes desafíos y las crecientes desigualdades a las que se enfrenta el mundo hoy en día, los líderes de la sociedad civil están pidiendo un cambio de paradigma.  

“La dependencia de los países donantes, incluso para financiar el desarrollo de capacidades, crea un desequilibrio de poder en detrimento de los receptores de la ayuda. Para cambiar el guión, hay que dar más poder al nivel local. Además, debe fomentarse la cooperación triangular y Sur-Sur en materia de desarrollo de capacidades”, según la líder de la sociedad civil Mavalow Christelle Kalhoule, presidenta de Forus y de Spong, la plataforma de ONG de Bukina Faso.   

“El principal talón de Aquiles para la implementación de los ODS ha sido el pésimo aumento de la capacidad de las organizaciones de la sociedad civil, que están en contacto directo con las comunidades y que, si reciben suficiente apoyo, tienen la clave para un desarrollo más rápido.   Por lo tanto, necesitamos mecanismos de financiación creativos e innovadores para el desarrollo de la capacidad de la sociedad civil, a fin de garantizar que se ajusten a su propósito”, afirma Moses Isoobadirector ejecutivo del Foro Nacional de ONG de Uganda, que ha contribuido al informe. 

Varios países utilizaron sus ENV para pedir un mayor desarrollo de capacidades con el fin de reducir la brecha digital y hacer frente a los desafíos de la digitalización acelerada resultante de la pandemia. La cuestión de la desigualdad de género también se puso de relieve, aunque la mayoría de los ENV de 2021 presentaron datos y esbozaron las acciones gubernamentales y las políticas nacionales aplicadas para abordar la igualdad de género, se aportaron pocas pruebas de los programas de desarrollo de capacidades destinados a desarrollar las habilidades individuales de las mujeres o las habilidades organizativas de los colectivos de mujeres.  

Pero es necesario que el caucho llegue a la carretera y Forus y sus miembros están pidiendo un enfoque diferente para el desarrollo de capacidades, uno que fomente el intercambio y el aprendizaje entre pares, garantice la propiedad y el impacto, y proporcione espacios seguros para construir colaboraciones.   

Entre 2017 y 2022, Forus apoyó a sus miembros nacionales para liderar 60 proyectos de desarrollo de capacidades, con el objetivo general de contribuir a la producción de conocimiento por parte de la sociedad civil. Proporcionó los medios y el espacio para que las redes de la sociedad civil de diferentes países trabajaran en una amplia gama de cuestiones y temas diferentes.  

Según Forus, en lo que respecta al desarrollo de capacidades, las propias organizaciones de la sociedad civil deberían tener el poder de determinar las diferentes etapas del proceso. Además, debe reconocerse y abordarse la dinámica de poder en juego entre donantes y beneficiarios.  

Además, debería establecerse un nuevo fondo mundial relacionado con el ODS 17 para dotar de recursos a las necesidades de desarrollo de capacidades de la sociedad civil y superar los principales obstáculos de financiación a los que se enfrentan actualmente las organizaciones de la sociedad civil.  

Por último, habida cuenta del carácter amplio y global de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, y de las numerosas instituciones y proveedores de servicios que participan en el desarrollo de la capacidad de la sociedad civil y otros sectores a nivel internacional, regional, nacional y local, Forus ha pedido a la comunidad internacional que racionalice la responsabilidad institucional de promover, garantizar y supervisar el desarrollo de la capacidad relacionada con los ODS para los diferentes grupos de interesados.  

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.