Se renuevan las directivas de las asambleas permanentes de derechos humanos de La Paz y Trinidad

Foto: La directiva de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Trinidad.

Las asambleas permanentes de derechos humanos de La Paz y de Trinidad cuentan con nuevas directivas elegidas en julio pasado. Por La Paz, Javier Quisbert fue elegido como nuevo presidente, mientras que, en Trinidad, Bernando Suárez fue reelecto con nuevas personas que lo acompañarán en la directiva.

“Fortalecer a la Asamblea”, esa es la principal labor que se planteó Quisbert, quien encuentra en el tema económico-administrativo una de las debilidades en la Asamblea, dado que no cuenta con una fuente de ingresos para sus actividades de defensa de los derechos humanos.

“La Asamblea de La Paz no tiene una fuente de ingreso, digamos fija o permanente, etcétera, y cómo es el paraguas la (Asamblea) Nacional, entonces también eso es una dependencia y es una carga. Ese es uno de los desafíos que queremos superar en esta gestión, tratar de buscar cierta autonomía”, dio a conocer.

La articulación entre instituciones defensoras es otro desafío que Quisbert se plantea en trabajar. A su juicio, la Asamblea no puede entrar a competir en espacios de trabajo donde otras instituciones ya realizan una labor en particular.

“Por ejemplo, una de las cosas de la que hablamos es el tema de las cárceles. ¿Tenemos que trabajar? Sí, tenemos que trabajar, pero existen ya algunas instituciones que trabajan de manera casi permanente dentro de los penales. ¿Para qué vamos a ir a hacer lo mismo? Más bien podemos coordinar cosas con ellos”, mencionó.

A Quisbert lo acompañan en la directiva como vicepresidente Hernando Calla; Secretaría General, Loyola Guzmán; Secretaría de Prensa, Luis Alcalá; de Hacienda, María Eugenia Cárdenas; del área jurídica, Silvia Saavedra; de Educación, Marina Vargas; de Salud y Medioambiente, Verónica Sánchez; y de relaciones con organizaciones sociales, Virginia López.

En el caso de Trinidad, la nueva vicepresidenta Noelia Rea indicó que uno de los desafíos es acrecentar el número de voluntarios, con el fin de contar con un equipo multidisciplinario para atender los diferentes casos que llegan hasta la organización.

“Necesitamos más gente que se pueda sumar a este trabajo porque, por ejemplo, en el trabajo diario que se realiza se necesitan profesionales como abogados que nos puedan ayudar a llevar los casos y este es urgente para nosotros el poder fortalecer el voluntariado de profesionales, no solamente de abogados, también de otra clase de profesionales como psicólogos”, dio a conocer Rea.

En materia administrativa, indicó que se requiere fortalecer la capacidad de atención de la Asamblea a través de ambientes apropiados para esta labor. Actualmente, la organización funciona en una oficina de la Iglesia Católica y carece de espacio para su funcionamiento. “No hay ningún tipo de ayuda entonces eso también es una dificultad grande que tenemos. Con decirle que no tenemos ni agua digamos para tomar, no tenemos un baño sanitario nosotros”, confesó.

Rea acompaña a Suárez como vicepresidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Trinidad y la directiva se completa con Rose Mary Suárez como Secretaría General; Lucy Parada, Secretaría de Hacienda; Bladimir Siles, Secretaría Jurídica; Guillermo Sosa, Secretaría de Educación; Yessica Julcahuanca, Secretaría de Prensa; y Julio Ribera, Secretaría de Salud.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.