Los derechos humanos de la población LGBTI

En Bolivia hay un avance cualitativo importante respecto a la normativa jurídico legal favorable para la población con diversa orientación sexual e identidad de género, son 59 normas nacionales, departamentales y municipales que hacen referencia a ello, sin embargo, eso no significa que ellas sean si quiera utilizadas por los prestadores de servicio público y en particular en el ámbito judicial.

Es importante reconocer que un avance jurídico de esa magnitud, debería ser utilizado como instrumento jurídico o sustento legal a la hora de sancionar, investigar, procesar, ejecutoriar un caso de vulneración o criminalización a nuestra población.

Con todo el avance normativo al respecto, la pregunta del millón ahora es, ¿porque los y las prestadores de servicio no la aplican?  y creo que la respuesta tiene que ver más allá de la divulgación y socialización de las mismas en todos los estamentos del aparato público, la voluntad de ejecutarlas y hacer ejercicio de ellas; no es novedad que muchas personas que hacen o tienen como oficio el ejercicio profesional de las leyes, no tienen conocimiento de las mismas o simplemente no les interesa aplicarlas por diferentes motivos que van desde el “no importismo” hasta anteponer sus fundamentalismos religiosos y doctrinales, en algunos de los casos y en otros no ven a una persona con diversa orientación sexual o identidad de genero merecedores de la aplicación de la normativa en un estado de derecho y en coexistencia social, porque para algunes seguimos siendo ciudadanes de segunda clase o peor aún, no merecemos estar en igualdad de condiciones como cualquier otra persona de este país.

No voy hablar de las flagrantes omisiones que se realizan en cuanto a las investigaciones periciales, al debido proceso, o la retardación de justicia porque seguro estoy que, quienes leen esta nota lo saben, y si, es un problema estructural de la justicia en nuestro país, pero ello se acentúa enormemente cuando la víctima es una persona diversa, que hasta en muchos de los casos se la revictimiza por “ser diferente” ante los ojos de quienes hacen mencionado ejercicio jurídico de su profesión.

Entrar en polémica con el Estado para evidenciar todo esto, ya está demás, porque el aparataje estatal no puede ni siquiera resolver los temas judiciales y la ausencia de políticas jurídico legales institucionalizadas en el país, el sistema de justicia en Bolivia no ha dado atisbos de respuestas oportunas a las diferentes demandas sociales, legales en nuestro país, lo que no implica que como movimiento social nos quedemos de brazos caídos. Seguiremos exigiendo justicia y evidenciando día a día la falta no solo de celeridad, la falta de voluntad, criterios y acciones que emanen en tener casos resueltos de vulneración, violencia y crímenes de odio que se cometen hacia nuestra población.

Por otro lado, es menester de cada une de nosotres hacer ejercicio pleno de nuestros derechos, apoyando en la socialización de la normativa jurídico legal y de todas las políticas publicas conseguidas en nuestro país, ciudad o provincia a quienes no la conocen, en también nuestra responsabilidad informar, coadyuvar a que todes conozcan como implementar o seguir una ruta critica cuando se tiene que hacer una denuncia o un proceso, las herramientas están sobre la mesa y es cuestión de nosotres si las implementamos, si exigimos, si nos apropiamos de cuanta información hay al respecto. Porque no podremos seguir hablando de Derechos Humanos si estos se están postergando, si no se esta haciendo ejercicio pleno de derechos o si se invisibiliza todo lo avanzado para nuestra protección en las diferentes áreas de nuestras vidas.

En nuestro país existen más de un centenar de activistas LGBTI, otro tanto, son personas a quienes les falta asumir corresponsabilidad en el ejercicio y vigilancia de las normas que a lo largo de las diferentes gestiones en nuestro país se fueron consiguiendo en un incansable trabajo de incidencia política, hoy el compromiso debe ser de todas, todos y todes.

Alberto Moscoso Flor

Defensor de DDHH y Director Ejecutivo ADESPROC LIBERTAD.

El artículo original fue publicado en el boletín Forjando Caminos de ADESPROC LIBERTAD que puede ver en el siguiente enlace: https://www.libertadglbt.org/noticias/boletin-n-3-forjando-caminos

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.