Sobre las mujeres y sus luchas

Las luchas de las mujeres por reivindicar sus derechos tienen muchos años y tienen avances, cambios significativos de transcendencia, hoy por hoy la lectura frente a la igualdad de condiciones principalmente laborales, económicas y de participación política tienen de alguna manera su cometido, se lo puede ver en muchos de los casos donde existe presencia contundente respecto a ocupar espacios públicos, privados, gerenciales, administrativos, operativos, industriales y políticos entre otros, es cierto que la incansable lucha continua, porque los aspectos sociales son los que marcan con mayor rudeza la vulneración de muchos de sus derechos que aun estando consagrados en normativas internacionales, nacionales, políticas públicas y la cotidianidad, se siguen castigando y criminalizando solo por el hecho de ser mujeres.

Lo más triste, es ese componente social colonial, patriarcal, machista, misógino y homotransfóbico que vulnera, invisibiliza, viola, cuestiona, criminaliza, perpetua la violencia hacia niñas, adolescentes, mujeres afrodescendientes, indígenas, con discapacidad, mujeres bisexuales, lesbianas y trans; siguen estructuralmente marcando todas las brechas sociales, políticas, económicas, de salud y laborales.

La articulación de los movimientos en la región ha tomado fuerza para conseguir posicionar el derecho y autonomía de los cuerpos, hoy el desafío de esos movimientos es articularse, seguir sumando esfuerzos para que las luchas trasciendan para poder derribar a los Estados opresores, patriarcales y machistas. Sin embargo son estos mismos movimientos que en el ánimo de articularse e ir avanzando juntas por lograr mejores condiciones para ellas, también tienen que hacer una introspección profunda para incluir en sus demandas y luchas a todas las mujeres, y digo esto porque también existe una corriente feminista que se resiste a incluir por ejemplo a mujeres transexuales y transgénero, porque devienen de un sexo biológico “masculino o varón” o porque aún existen mujeres que no se han mutilado el pene o los testículos, me pregunto, ¿esa debería seguir siendo una condicionante para ser excluidas y no integradas en sus luchas?, por otro lado, ¿los hombres que nos consideramos feministas, tenemos la posibilidad de sumar esfuerzos y adentrarnos también en las luchas de los movimientos feministas? (por supuesto no en todos los casos). Esas seguirán siendo interrogantes y temas a trabajar para seguir conquistando no solo normativa o políticas públicas, sino para contribuir a una sociedad justa, sensibles, inclusiva, menos violentas, con equidades reales, donde se garanticen las oportunidades, los mismos derechos, donde además, se rompan los estereotipos, prejuicios sociales, fundamentalistas, conservadores y se garantice una vida digna, segura en todas las esferas del desarrollo, individualidades, necesidades, reivindicaciones, particularidades y de características propias.

Todes debemos sumarnos en un solo coro, en un solo puñado para seguir desarticulando, rompiendo los discursos machistas, fundamentalistas y dejar de naturalizar la violencia. Que el camino recorrido de años, el de hoy, enseñe e inspire a las nuevas generaciones, que la igualdad de condiciones no tiene solo que estar basadas y sustentadas en un “clishe” o un discurso demagógico como el chacha warmi. Las acciones que tenemos en el cotidiano tienen que hablar por sí solas, no solo a partir de normas, si bien son un avance significativo no dan la garantía de que se ejecuten porque los sistemas sociales y de gobierno hasta ahora no logran frenar las grandes brechas de desigualdad y de violencia.

Hoy nos toca reivindicar el derecho de las mujeres a vivir, a hacerlo con dignidad, libres del miedo a ser víctimas de la violencia machista. ¡Unámonos porque estas conquistas sean cada vez más efectivas y reales, para que el ejercicio pleno de los derechos sea absoluto para todes!

Alberto Moscoso Flor

Defensor de DDHH y Director Ejecutivo de ADESPROC Libertad GLBT.


Este artículo es parte del boletín Forjando Caminos de ADESPROC Libertad que se encuentra alojado en la siguiente dirección: https://www.libertadglbt.org/docs/news/es/401_boletin-n-4-34forjando-caminos-34-2.pdf

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.