En Oruro, dirigentes indígenas corren riesgo de ser detenidos por denunciar contaminación de una empresa minera

Para este viernes a las 09:00 AM se convocó a una audiencia de medidas cautelares dentro de uno de los procesos que enfrentan a dirigentes del Ayllu Acre Antequera del departamento de Oruro contra la empresa minera Illapa S.A., a la que acusan de contaminación de sus tierras.

Eduardo Cruz, Bertha Ayala y Hernán Roque, dirigentes del Ayllu Acre Antequera, fueron denunciados por la minera en 2018 por avasallamiento, luego de que descubrieran que esta empresa desertificaba sus tierras y contaminaba el agua de las comunidades aledañas.

Roque informó que el proceso por avasallamiento data del año 2018, cuando decidieron expulsar a la empresa y asumir defensa desde la Jurisdicción Indígena Originaria Campesina por la contaminación y desertificación de sus tierras. Illapa S.A., como respuesta, les instauró cinco procesos en la vía ordinaria, uno de éstos por avasallamiento y cuya audiencia se desarrollará el 16 de septiembre venidero, a convocatoria de la jueza de Instrucción Penal de la provincia Poopó, Yesika Daga.

“Estamos en riesgo de ser detenidos y de ser acallados. Seguimos en conflicto. A partir del 7 de junio, cuando nos han desbloqueado, ellos han utilizado a tres sindicatos (de la empresa) y quieren seguir avasallando a las comunidades de Totoral Grande y Totoral Chico (que son parte del Ayllu Acre Antequera)”, relató Roque al Observatorio de Defensoras y Defensores de Derechos de UNITAS.

El 15 de mayo de este año, los comunarios del ayllu habían instalado una vigilia en contra de tuberías que la empresa Illapa S.A. extendía por las comunidades para expulsar el agua que “sobreexplotaban” en la mina. Según comenta Roque, descubrieron que la minera extraía más agua de lo que su licencia ambiental le permitía, de 140 litros por segundo a 400 litros por segundo. El 7 de junio, los trabajadores de la mina intervinieron la vigilia con dinamita, quemaron las carpas de los comunarios y golpearon a una comunaria.

Por su parte, Ayala denunció que las comunidades del ayllu no son beneficiadas por la actividad minera, más al contrario sufren la contaminación de sus pozos de agua, los cuales ya no sirven para el consumo humano. A ello se suma la desertificación de sus tierras, que las hace infértiles para el cultivo, lo que provoca la migración de comunarios.

“Hemos investigado y hemos reclamado, como autoridad yo envié varias notas a la empresa. No hay fuentes de empleo para los comunarios, no hay proyectos porque no aportan regalías, no hay viviendas ¿De qué vamos a vivir en un futuro? Por eso me han denunciado por avasallamiento minero, no puedo entender ¿Cómo en mi propia tierra puedo avasallar? Más bien ellos son los avasalladores que están saqueando nuestros recursos naturales”, relató Ayala al Observatorio de Defensoras y Defensores de UNITAS.

La empresa Illapa S.A. explota la mina Bolívar que está ubicada en el municipio de Antequera en la provincia Poopó de Oruro. El conflicto por contaminación data de años atrás. De acuerdo con el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, los daños por contaminación en este sector vienen desde el año 2003, con la desaparición de vertientes de agua dulce y subterráneas en el cañadón Antequera, la desaparición de bofedales y la escasez de agua en comunidades aledañas a la empresa.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.